La Asociación Ramiro I conmemora la Batalla de Graus

DSC_0038-e1494272507529

La grausina Asociación Ramiro I conmemoró este lunes en la villa ribagorzana el aniversario de la Batalla de Graus en la que perdió la vida un 8 de mayo el primer rey de Aragón, Ramiro I, del que toma el nombre esta activa entidad cultural. Todo parece indicar que, tras varias jornadas de preparativos, la batalla definitiva se desencadenó en esta jornada concreta pero no está tan claro el año en que año se disputó ya que según unos autores u otros se estaría conmemorando el 953 o el 954 aniversario puesto que los expertos siguen sin ponerse de acuerdo sobre si tuvo lugar en 1063 o 1064 o, incluso, en 1069.

Medio centenar de personas se dieron cita en la bautizada recientemente como Plaza de Ramiro I, junto a la Calle de La Muralla y en el conocido como “campo de Zapata” en el que como recogen las fuentes históricas encontró la muerte el soberano. El encuentro, que nace con la vocación de pervivencia, estuvo acompañado por la degustación de diversos productos aportados por los propios asistentes –vinos ribagorzanos, torrijas, tortas de agua y de aceite, crespillos y postres varios- y sirvió para dar a conocer o recordar a los presentes algunas de las actividades de la Asociación que se encuentra implicada en la actualidad en el relanzamiento de la publicación “El Fogaril”, una revista local que recoge artículos escritos en el bajorribagorzano vernáculo sobre temas antropológicos, históricos, costumbristas o culturales.

La celebración el próximo verano de la segunda edición del “Campeonato del Mundo” de piedras en equilibrio, el exitoso programa de visitas guiadas a los monumentos del románico ribagorzano o el proyecto de construcción de un torreón conmemorativo como futuro centro de estudios sobre la figura del rey son otras de las iniciativas en que trabaja esta Asociación Ramiro I que cuenta en la actualidad con 112 socios y que aspira a ampliar su base hasta los 200 asociados.

Fuente: Ángel Gayúbar.  Ganas de vivir.

Montañana Siglo XI

Con motivo de las Jornadas “Montañana Siglo XI” que se desarrollaron los días 11 y 12 de marzo en la bella localidad medieval de Montañana, Ángel Aventín, presidente de la Asociacion Ramiro I, dio una charla de las actividades y fines de la Asociación, que se fundó para velar y promover la preservacion del patrimonio natural de Graus y de la Comarca de Ribagorza, actuando físicamente o instando a quien tenga capacidad para hacerlo, en su conservación, estudio y divulgación.
Para la consecución de los citados fines, la Asociación promueve una serie de actividades: sociales, culturales, formativas y lúdicas.
En los 3 años que lleva fundada se están haciendo visitas guiadas a castillos, ermitas e iglesias de la zona, así como también se han dado explicaciones sobre flora, medioambiente, altos vuelos con halcones, demostraciones de drones y visitas a empresas.
En la actualidad contamos con 111 socios.

Visita guiada a Troncedo

El domingo 26 de febrero de 2017 se realizará una visita a la localidad de Troncedo, donde destaca, sobremanera, la silueta de su recio castillo.

¡Os esperamos!

visita_guiada_troncedo

La Asociación Ramiro I muestra el rico patrimonio de Troncedo

Casi un centenar de personas participaron este domingo en la última excursión organizada por la grausina Asociación Ramiro I que, en el marco de su programa de divulgación de la riqueza monumental de Ribagorza y las zonas aledañas, permitió a los asistentes descubrir el rico y bien conservado legado patrimonial que atesora la pequeña localidad sobrarbense de Troncedo.
Las doctas explicaciones del profesor Francisco Martí acercaron a los presentes el conocimiento de un conjunto monumental sumamente atractivo en el que destacan los imponentes restos del castillo medieval, cuya torre de planta pentagonal se hermana con la de la contemporánea fortaleza ribagorzana de Luzás, la recoleta iglesia románica de Sant Ángel dedicada al arcángel san Gabriel o la iglesia parroquial de San Esteban, también de origen románico –aunque un siglo y medio posterior a la anterior- pero con profundas reformas renacentistas y barrocas.
Son los elementos más singulares de un conjunto urbano, este de Troncedo, que en su muy cuidada estructura conserva también interesantes edificios señoriales y evocadores rincones con el telón de fondo de la cordillera pirenaica y del pico del Turbón.
Una visita al recuperado complejo del molino de aceite, con una instructiva charla sobre los procesos tradicionales de la elaboración de este producto, supuso el colofón de una muy agradable excursión que estuvo acompañada, además, por una jornada prácticamente primaveral.

Menú de Ramiro I

pergamino15-copia

Elaborado por el cocinero Valentín Trell Bergua.

Descripción de los platos:
Para comenzar el menú presentamos dos aperitivos compuestos con productos muy conocidos en la zona de Navarra y el Alto Aragón, como comienzo de los primeros territorios bajo el Reinado de Ramiro I, como son la trucha y las chiretas.
El primer aperitivo consiste en una trucha marinada a la albahaca, acompañada de una base de manzana acida y cebolla morada.
Y el segundo consiste en la reconstrucción de una chireta, en la cual hemos mantenido los ingredientes base, y hemos aportado una técnica culinaria oriental como es la de la elaboración del niguiri.
Comenzando con los primeros platos, y dada la importancia que tenia la caza como sustento en la alimentación de la época, proponemos una ensalada de codornices escabechadas, en la que plasmamos el consumo de caza en la época, ademas de aplicar una técnica de conservación como son los escabeches, en un tiempo en el que prolongar la vida de los alimentos, era parte esencial para obtener todo su aprovechamiento.
Proseguimos con unas “Sopas de Ajo”, ya que por la escasez de productos de los tiempos, y buscando su máximo rendimiento, ademas de ser un reconstituyente para las largas jornadas ya fueran de trabajo en el campo o de las largas campañas de reconquista que se llevaron a cabo bajo el mando de Ramiro I es una elaboración que hemos considerado que no podía faltar.
La presentamos haciendo un mimetismo en el cual disponemos una gelatina de ajo en la base, con un esférico de yema de huevo y unos crujientes de ajo y pan, los cuales se presentan en la mesa en un cuenco de barro y una vez ahí se vierte delante del cliente un caldo de pollo, para que el cliente interactue en el menu y con su cuchara removiendo consiga el resultado de unas sopas de ajo tradicionales.
A continuación seguimos con unas borrajas, verdura con unas raíces muy arraigadas en la zona de Navarra y Aragón las cuales las estofamos con latón de La Fueva, ya que es un producto que al estar criado en libertad, consideramos que nos aporta esos sabores como los de antes donde los animales se criaban de esta forma.
Pasando ya a los segundos, y dado que uno de los pocos pescados que se podía consumir en el interior era el bacalao salado, seguimos con un bacalao al horno, con una fritada de verduras aromatizada con tomillo, especia muy empleada en todos los guisos de antaño, y acompañado con un aire de hinojo, para ayudar a limpiar en boca la pesadez que pueda aportar las elaboraciones de la fritada.
Para finalizar con los segundos, y dada la importancia del pastoreo que siempre a tenido en la zona los reinos de Navarra y condados del Sobrarbe y Ribagorza, optamos por un ternasco de Aragón en dos cocciones, que finalizaremos en la brasa.
Para limpiar un poco la boca antes de pasar al postre, tenemos un sorbete de licor de membrillo con espuma de queso y ralladura de naranja.
Y para finalizar con un toque dulce nada mejor que un postre típico como es la torrija acompañada de una crema de coco y un helado de vainilla, que tiene parte de los conocimientos de repostería que nos dejaron los árabes al retirarse al sur de España después de la reconquista.